Un flujo estelar en la Vía Láctea aporta pruebas de una subestructura oscura

También te podría gustar...