Un «empujón» gravitatorio puede explicar la extraña forma del centro de Andrómeda

También te podría gustar...