Tagged: formación de estrellas

(Español) La red cósmica de la Tarántula: la comunidad astronómica mapea la violenta formación estelar de una nebulosa fuera de nuestra galaxia

(Español) Utilizando nuevas observaciones del conjunto ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), un equipo de astrónomos y astrónomas ha revelado intrincados detalles de la región de formación estelar 30 Doradus, también conocida como la nebulosa de la Tarántula. En una imagen de alta resolución publicada por el Observatorio Europeo Austral (ESO) que incluye datos de ALMA, vemos la nebulosa bajo una nueva luz, con tenues nubes de gas que proporcionan información sobre cómo las estrellas masivas dan forma a esta región.

(Español) El campo magnético de los “huesos” de la Vía Láctea

(Español) Un equipo de astrónomos ha estudiado la polarización de la luz emitida por el ‘hueso’ llamado G47.06+0.26. Este filamento tiene unos 190 años luz de longitud, 5 años luz de ancho y una masa de 28 000 veces la masa del Sol con una temperatura típica del polvo de 18 K (-255ºC). Los astrónomos determinaron en qué partes del hueso el campo magnético es capaz de impedir el colapso del gas para forma estrellas y donde es demasiado débil.

(Español) Ponen a prueba los mecanismos de formación estelar

(Español) Un equipo científico internacional liderado por el Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) ha utilizado el interferómetro VLTI del Observatorio Europeo Austral (ESO) para observar las partes más internas de una muestra de discos protoplanetarios y comprobar los modelos actuales de formación de las estrellas.

(Español) Las galaxias satélite podrían seguir formando estrellas cuando pasan cerca de las galaxias anfitrionas

(Español) Históricamente los científicos han creído que una vez que las galaxias satélite pasan cerca de la galaxia anfitriona, de mayor masa, su formación estelar se detenía debido a que esta última le sustraía el gas que albergaban, dejándolas sin la materia necesaria para crear nuevas estrellas. Sin embargo, por primera vez, un equipo liderado por la investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Arianna Di Cintio, ha demostrado con simulaciones numéricas que no siempre es así.