Con el misterio del metano aún por resolver, Curiosity sirve uno más a los científicos: el del oxígeno

También te podría gustar...